OTROS  NAUFRAGOS

Viajero. Liberal y escèptico. No sabe lo que busca

Fergó es un viajero ilusionado. Aficionado al tango y a la fotografía mira el mundo a través de su lente incluso cuando no usa la cámara, por esa razón, en ocasiones, el mundo se le aparece como a el le gusta que sea y no como realmente es. En Dalí descubrió la genialidad y desde entonces no quiere la realidad sino la magia. Comparte con Tintín lo que este tiene de intrépido reportero de vanguardia e intenta convencerse de que los vagabundos y mendigos saben algo más; algo que el resto desconocemos.

Capitán oriundo de El Puerto de Santa María. No busca el sentido de la vida; está convencido de que vendrá el mismo cuando le parezca. Mientras tanto navega, dibuja pájaros, destila alcohol y frecuenta mujeres; no necesariamente por este orden. Tiene muy pensado su epitafio: Fui alguien. ¿ Quién?. ¡No es asunto suyo!

Con modales de aristócrata educado en un internado de Suiza el prestigio de Diego ” El Elegante” suele llegar media hora antes que el mismo a los sitios hacia donde se dirige. Tiene un swing con tanto ritmo y glamour que al golpear la bola parece oirse a Glenn Miller en el hoyo 18. Lo único agradable de la muerte, solía decir, es que deja viudas.

Kai Wataru no corre riesgos. El que se lanza a peligros innecesarios muere mártir del demonio, solía decir. Lleva un ejemplar del Busidho y tiene claro que el que ha perdido el honor ya no puede perder más. Le gusta mirar a la comida a los ojos antes de encargarse de ella. En caso de naufragio es preferible hundirse con solemnidad en la digna sepultura del océano antes que chapotear como un imbécil

Revoltoso como una polvareda, Fran El Rojo ha estado en casi todas las que se recuerdan pero nunca ha pagado por sus fechorías. Arriesgado como darle la mano a un pistolero zurdo, El Rojo es capaz de salir hecho un pincel de una tormenta de arena. Del color de Judas, hay quien dice que mientras el resto de nosotros procedemos del mono, Fran El Rojo procede  de un gato.

“Susurros” es un tipo tan listo que por no poner la mano en el fuego ni por el mismo siempre estaba del lado ganador.  Capaz de convencer de que un frigorífico daba calor al ambiente; al fin y al cabo solo había que darle la vuelta. La estética es una pérdida de tiempo. Probablemente el mejor jugador de naipes del país, se decía que tenia el pulgar acabado en el as de oros. Aprendió a caminar a los 8 meses pero se negó a hacerlo hasta los 4 años, cuando no hubo mas remedio.

Un tipo leído a medio camino entre la ortodoxia y el escepticismo. No había conseguido acabar con la oscuridad de los tiempos modernos pero al menos logró darle al futuro un tono azul marino con el que abrigar alguna esperanza. Mosley Clevon dice ser un tipo de los años 30 de Illinois. Tiene un club donde el jazz suena en blanco y negro y a los hampones se les trata de usted. Amartilla su pistola cuando oye a alguien hablar de salvar la patria.

A Martín  ” Lu Sicou”(El flaco) Evangelista la vida le había sacudido tanto que solía decir que todo el mundo tiene un plan hasta que recibe el primer golpe en la cara. Entre el y su sombra, se reconocía a esta ultima por el movimiento. Se decía que tenía un amigo caníbal y que lo devolvieron tres veces del infierno. Martin predica que la confianza es un defecto que se haya siempre en el lado perdedor. Dar de baja a un mimo debería contar como atenuante, Lobo, me decía. Nunca le ví quejarse.

El Mestizo Roldan había sido tabernero, vidente, cura en Nicaragua, crupier, detective y entrenador de gallos de pelea. Como vidente se había especializado en adivinar el pasado. Para un trabajo bien hecho el Mestizo siempre era la mejor opción: cuando tienes que matar a un hombre, no cuesta nada ser educado, gustaba decir.  Aparentemente no hay nada que no pueda pasar hoy, de ahí que el Mestizo tuviera por costumbre levantarse cenado. Las liebres le pedían consejo para elegir  camuflaje.

Donde no hay aceite de oliva no hay civilización así es que sus viajes se limitan a sitios donde hayan pisado alguna vez los romanos y jamás a islas cuyo tamaño sea menor que Australia. Mantiene que la cosa iba mas o menos bien hasta el románico; a partir de ahí, todo empezó a torcerse. Fué campeón de petacos  y aprovechó la llegada de los juegos de arcade para retirarse invicto. Solo a un salvaje se le ocurre organizar las cosas con menos de  año y medio de antelación. A partir de los once meses para el evento, todo son prisas. Un desastre. Pura inconsciencia. Celestino Santamaría es un tipo de fiar.

 

 

 

 

 

Y próximamente………………Julia Mariscal………… Don Emilio………Isabel  y otros náufragos.

Abrir chat