CRUCE DEL ESTRECHO DE GIBRALTAR A CEUTA

 

Son las 4;30 y Kai Wataru lleva media hora mirando mapas y meteorología. Habla poco y es el único capitán japonés en Sotogrande. Dicen que escapó del destino en el mar del diablo, en el triangulo del dragón, cerca de la isla de Miyake,  donde perdió a toda su tripulación y dicen que desde entonces le cuesta encontrar marinería. Se cree que el destino volverá para cobrarse la deuda por haberse ido de rositas en aquel lance. En el puerto hacemos aguada.

SOTOGRANDE

Kai Wataru es ordenado como la dentadura de Clark Gable y no tolera la indisciplina ni las frases sin sentido. Por eso Fran Milano , el otro capitán, oriundo del Puerto Santa María, gaditano, jaranero y calavera, lo deja hacer y permanece rezagado, más pendiente de que las bodegas estén aprovisionadas que de la climatología. Fran Milano no tiene prisa por llegar; ni por partir y pasa el rato dibujando pájaros a carboncillo en una libreta moleskine. Divide el tiempo entre el mar y la tierra, el mar para navegar, dibujar pájaros y emborracharse y la tierra exclusivamente para aprovisionarse de licor e intentar meterse en algunas camas tibias….y para emborracharse. Fran Milano no considera puerto, por definición, todos aquellos lugares donde las tabernas y los burdeles no estén abiertos a deshoras. Y contaba, con la voz que Dios y el ducados le habían dado que el Outlander, su barco, le había dado cobijo mas veces que la beneficencia.

 

                                                                                                                                                                Fran Milano

 

Kai Wataru

10: 00 A.M.

 

Mientras esperábamos a Diego El Elegante en el Restaurante Midas de Sotogrande , www.restaurantemidas.com (Puerto Sotogrande, s/n, ) Fran Milano se pidió un Seagram’s Gin y me dijo que la combinación de botánicos era magistral pero que el secreto era la raíz de angélica. El bebedizo hay que tomarlo con parsimonia, Lobo, y por supuesto beber solo si tienes una razón para hacerlo. Yo bebo para hacer interesante a los demás así es que suelo tener una razón imperecedera, dijo. Fran Milano y Diego El Elegante disertaban sobre sus dos temas preferidos, la cerveza y el misterio de la mujer. En una de esas charlas le oí a Fran Milano decir que una vez estuvo enamorado, y que fueron los dos días mas apasionantes que recuerda. Diego El Elegante coincidía con Marilin Monroe en que los mejores amigos de las mujeres eran los diamantes, así es que no pretendió nunca ocupar ese papel de consejero. Las mujeres han sido hechas para ser amadas y no para ser comprendidas. Su prestigio como dandi solía llegar una hora antes que el mismo al sitio donde se dirigiese.

 

12:01 P.M.

A Kai Wataru no se le puede hacer esperar ni para subir a bordo ni para comer. Embarcamos puntualmente y dirigió la maniobra de desatraque con la ceremonia que precisa cualquier acto que pueda llevar a los hombres a la muerte. Kai Wataru siempre era así, las cosas habían de hacerse conforme a los ritos ancestrales. Con el capitán del sol naciente existía cierta garantía de navegación segura y, en caso contrario, al menos se ahogaría uno con etiqueta y prestancia, como aquellos músicos del Titanic. Kay Wataru no abrió la boca. Parecía pensar que quién mira fijamente al mar ya está navegando un poco.

16:00 PAM PAM

Una patera cargada de desdichados flota a merced de las corrientes como un tronco sin gobierno. Dicen que las orcas han vuelto a verse en el Estrecho para alimentarse de los náufragos de los cayucos. Esos son los moradores del Estrecho; y muchos mercantes en la ruta a Algeciras, pateras, delfines, planeadoras que trafican y guardias civiles con la lengua fuera. Al fondo África, España en la retaguardia y a 182º sur, Ceuta

18:00 P.M. Puerto de Ceuta

 

Ocho nudos de viento y 6 horas han empujado al velero Arivela hasta el puerto de Ceuta. Diego el Elegante dice que Arivela es nombre de mujer y de dulce traición. En el, los trajes baratos adquirían la etiqueta que le faltaban para convertirse en caros; es la clase de tipo que si fuera un vagabundo, solo se taparía con cartones de Tiffanys . Una vez me preguntó si yo conocía esa mirada de las mujeres cuando quieren sexo contigo, y como le dije que no; contestó que el tampoco. Por eso El Elegante.

 

Abrir chat